Skip to content

La nube y las simplezas

Publicado por Sergio Hernando el 25 junio 2010

Hola,

Aunque hay muchísimos temas de conversación en el mundo de las TI, quizás haya cuatro o cinco temas que gozan de una excelente fama y que copan una buena parte de los titulares: la privacidad de las redes sociales (casi monopolizada por Facebook), los productos de Apple, las andanzas del cochecito de Google y nuestro querido cloud computing, por poner algunos ejemplos.

Acabo de ojear las noticias del día y me he topado con la siguiente definición: El cloud server o cloud computing ofrece servicios de computación a través de internet, sin la necesidad de instalar un software en su ordenador, de esta forma las empresas ahorran al no necesitar equipos de soporte, recortando gastos de recursos humanos, hardware y por lo tanto, electricidad. Como resulta fácil comprobar, leer esta pobre definición me ha abierto el apetito para escribir sobre el tema.

Hace más de medio año hablé sobre algunos errores frecuentes que solemos cometer cuando hablamos de cloud computing. El primer error que destaqué en su día es el exceso de simpleza, o si lo preferís, la ausencia de opinión relevante. Aunque sigo manteniendo la totalidad de los cinco errores que expuse, hoy me quiero centrar una vez más en este primer aspecto.

Lejos de haberse estabilizado el interés, según pasa el tiempo la nube sigue cobrando protagonismo. Lamentablemente, en paralelo, las simpleza también han experimentado un notorio ascenso, quizás porque es un tema de discusión que ha salido hace tiempo del círculo de opinión experta y ha aterrizado en los círculos más generalistas. Cada vez más cuesta más encontrar opinión fundada en la que se valoren aspectos reales y relevantes de la nube fuera del ámbito los servicios distribuidos para usuarios finales. Eso sí, la jerga del as a service sigue en boca de todos y los vocablos aaS no dejan de crecer y crecer, pero sigue costando encontrar definiciones precisas de un servicio, análisis rigurosos de la seguridad de estos modelos, descripciones completas de la problemática contractual y del cumplimiento normativo, y tal y como decíamos antes, es frecuente que la conversación se limite a los servicios para usuarios finales, reduciendo la definición en la informática empresarial a los servicios que ofrecen Google, Microsoft Azure o Amazon EC2, o volviendo al ejemplo del primer párrafo, a un modelo que permite reducir costes porque gastamos menos electricidad.

En lo que a mí respecta me gustaría ver opinión que trate casos reales que están acontenciendo en la informática empresarial, en los que se están migrando cantidades ingentes de servicios a entornos distribuidos, con unos impactos organizativos brutales, no sólo financieros, sino legales, operativos y de capital humano. También me gustaría ver más opinión en la línea de los cinco errores frecuentes, no necesariamente apoyando o compartiendo mis tesis, faltaría más, pero por lo menos ofreciendo una visión alternativa a la que hoy en día podemos presenciar en la mayoría de los medios, y que rara vez contiene algo más que la narración de un usuario que accede a aplicaciones 2.0 con su iPad, el uso de redes sociales o el futuro de los netbooks y los sistemas operativos ligeros en la nube.

Cinco Días ha publicado, hoy mismo, un artículo en el que se hace una estimación en el que se cita que los ingresos del sector de los servicios de cloud computing van a crecer un 16,6% durante 2010, hasta 68.300 millones de dólares, según Gartner. También dice el artículo que EE UU absorberá el 58% de este mercado frente al 23,8% de Europa Occidental. Miremos como miremos esta realidad, más allá de las estimaciones de un grupo de analistas, que pueden ser más o menos acertados, es evidente que este es un tema que está tomando tintes extraordinariamente serios y que hay que ser más rigurosos al abordarlo. Felicidades a todos los que han contribuido a acercar un tema que se gestó en círculos expertos a la opinión general, pero ya va siendo hora de ir volviendo a la senda del rigor.

Un saludo,

Be Sociable, Share!
8 comentarios
  1. 26 junio 2010

    Es difícil ser riguroso cuando la mayoría de esos artículos no son más que propaganda barata. La revista ACM ha publicado recientemente miy buenos artículos, serios y rigurosos que os recomieno leáis.

  2. 26 junio 2010

    Gracias Felipe.

    Imagino que te refieres a acm.org. Para los interesados las suscripciones cuestan 99 USD anuales.

    Yo particularmente no he leído esta publicación, pero me la apunto. Tiene bastante buena pinta.

  3. 26 junio 2010
    Manu permalink

    Largo tiempo sin dejarme caer por estos lares.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, Sergio.

    Pido perdón de antemano por lo radical de lo que estoy a punto de escribir, en particular sobre la función del CIO. Simplemente, trataré llevar al absurdo ciertos enfoques.

    Lo más triste acerca del cloud computing, e incluso acerca del outsourcing masivo de servicios TIC, es que las decisiones empresariales se toman, en muchos casos, basándose en aproximaciones totalmente carentes de rigor. Y no estamos hablando de experimentos, sino de proyectos de transformación millonarios.

    Basta hacer un ejercicio de ingeniería contable y preparar un bonito PowerPoint para que los altos ejecutivos alucinen con los ahorros de costes. Estos altos ejecutivos se encuentran incómodos con todo lo relativo a IT: en cuanto les llevas la exposición a su terreno (reducción de costes), aprueban cualquier cosa. Pocos se dan cuenta de que las TIC están para quedarse y que el negocio depende cada vez más de ellas.

    Aparte del coste, casi nunca se tienen en cuenta otros aspectos, como la seguridad, el cumplimiento regulatorio, la calidad de servicio, la productividad, el alineamiento de objetivos IT y objetivos de negocio…y un largo etcétera. En el PowerPoint solamente se reflejan costes directos y fácilmente cuantificables, pero el funcionamiento de una organización es más que eso.

    Con esto no quiero decir que la nube y el outsourcing no puedan ofrecer ventajas a las organizaciones. Simplemente, es necesario un análisis más serio a la hora de decidir si esas posibilidades son recomendables para nuestra empresa.

    Se trata de gestionar en serio, y no siguiendo el manual del CIO super-progre, cuyos principios básicos serían:

    - Centralización: a muerte con ello. Nadie ha sido despedido por usar IBM, y tampoco lo ha sido por centralizar. Quizá acabe incrementando los costes, pero es una idea sencilla que los consejos de administración comprenden bien, y en principio podemos vender que los costes se reducirán. Además, centralizar equivale a demostrar que hacemos algo, no vaya a ser que alguien se plantee por qué estoy donde estoy.
    - Outsourcing: ver principio sobre centralización.
    - Cloud computing: suena modernito y los del consejo de administración pueden presumir de que estamos a la última.
    - Si en PowerPoint queda bien, está bien. La realidad del usuario de a pie es una anécdota.
    - Soy un ejecutivo, no un informático. Los criterios informáticos son de la clase plebeya (técnicos y demás gentuza que hablan una jerga ininteligible).

    Es un poco ácido, pero seguramente algo de verdad hay.

    Saludos

  4. 28 junio 2010
    Joseba permalink

    Pues yo voy a ir contra-corriente y voy a simplificar mucho la casuística: Más allá de modas 2.0 o XaaS esto de la nube no es ni más ni menos que una simple externalización. De las de toda la vida: yo pago a una empresa externa (que ahora es más probable que esté en el extranjero) para que me preste un servicio, para que parte de mis procesos (en este caso, algunos procesos informáticos) los ejecuten otros. Por lo tanto, los riesgos siguen siendo los mismos de siempre, con la diferencia de que al cambiarle el nombre al modelo de negocio han conseguido ganar adeptos.

  5. 29 junio 2010

    A mi eso de que los datos de “mi” compa��a est�n en la nube….
    Desde el punto de vista del negocio, �donde est�n mis datos?

    Que mis BBDDs con mis ERP/CRM/RRHH est� en cualquier parte del mundo, sin saber a ciencia cierta donde realmente residen y lo peor a�n, que est�n esparcidos por ah� en vez de tenerlo todo controlado en “mis” n cabinas de almacenamiento, no me hace ninguna gracia ya que pierdo el control de los datos.

  6. 8 julio 2010
    Aldo permalink

    Contesto a MANU, soy informatico y soy de clase plebeya, tal como él, pero soy incapaz de denigrar al resto, con esa clase de comentarios.
    uuff, me avinagran esos comentarios que no vienen al caso.

    A mi parecer el Cloud Computing, es un moda pasajera y los ejecutivos que no estudien las ventajas/desventajas que tiene este servicio al tipo de negocio de su empresa, solo estarán despilfarreando sus dineros.
    Tipo de Negocio = a Tipo de Servicio a adquirir.
    Gracias

  7. 18 julio 2010

    E aquí una definición del Claud Compiutin (a partir del minuto 5:40) xD

Trackbacks & Pingbacks

  1. La nube y las simplezas (II) » Sergio Hernando

Escribir un comentario

Note: XHTML permitido. Tu email nunca será publicado.

Suscribirse a los comentarios via RSS

Switch to our mobile site