Proyectos de seguridad: Metodología, planificación y entregables

Hola,

Una reflexión en voz alta sobre lo que suele ser determinante en el mundo de los proyectos de seguridad, muchas veces empantanados en la teoría y ajenos a la práctica.

¿Es la planificación importante? No cabe duda. En la amplia mayoría de las disciplinas empresariales suele serlo, y la seguridad no es una excepción. Los buenos planes aseguran poder asignar recursos a tareas de una manera optimizada, dotando a los proyectos de mejores posibilidades de éxito.

¿Es la metodología importante? Por supuesto. Aplicar una buena metodología redundará en una ejecución más ágil, repetible y acorde a lo planificado. Esto tampoco es dominio exclusivo de la seguridad, ya que cualquier actividad en general suele agradecer la aplicación de metodologías de trabajo.

¿Sirve de algo en el mundo real tener una planificación y metodología excelente, pero no ser capaz de ofercer entregables? No, no sirve de nada. Para comprender mejor esta afirmación, por básica que parezca, pensemos en algo más cotidiano. ¿Sirve de algo un proyecto de construcción que no culmina en la construcción de lo que se ha proyectado? La entrega es el eslabón de la cadena de valor que convertirá una colección de papeles rebosantes de planificación y metodología -el proyecto- en algo útil y práctico, en este caso, una construcción.

Este razonamiento no defiende bajo ninguna circunstancia la gestión anárquica de proyectos basada en la ausencia de planificación y metodología, típica de aquellos que se creen instalados en una genialidad que creen poseer pero que no poseen. Este razonamiento defiende que planificar y tener una metodología es importante, pero ambas carecen de valor si no somos capaces de entregar. En la gestión de proyectos de seguridad la teoría es importante, pero mucho más importante es la conversión en entregables de los preceptos teóricos.

Un saludo,