Skip to content

Pequeños dispositivos, grandes problemas

Publicado por Sergio Hernando el 15 mayo 2006

Este artículo fue originalmente publicado en una-al-dia de Hispasec Sistemas.

El robo y la pérdida de dispositivos móviles es un tipo de incidente bastante frecuente en las organizaciones. También los usuarios finales podemos perder nuestro móvil, nuestro PDA o nuestro portátil. Sufrir una sustracción, o un extravío, no es algo que por desgracia sea infrecuente. Nos puede pasar a cualquiera.

La pérdida de dispositivos móviles es un problema serio. Tan serio como posibilitar que aquel que lo encuentre no nos lo devuelva, o nos lo devuelva previa inspección de sus contenidos. O que el que lo encuentre se lo venda a un tercero, pudiendo ser este tercero alguien con nociones suficientes para extraer la información del mismo. Es, ante todo, un problema de confidencialidad y privacidad, además de evidentemente, un problema de seguridad.

Las estrategias de defensa suelen diferir en función al ámbito al cual pertenezca ese dispositivo. Generalmente es frecuente aplicar distintas estrategias a dispositivos empresariales y a los domésticos de carácter personal, si bien los consejos básicos son comunes y aplicables a ambos casos.

El dispositivo móvil que suele acabar más frecuente en manos de terceros, es el teléfono móvil, ya que su reducido tamaño faculta la pérdida de una manera más habitual que otros dispositivos más grandes, como por ejemplo, un ordenador portátil. Sin entrar a comentar posibles estrategias para telefonía móvil, vamos a comentar algunas posibles estrategias orientadas a los ordenadores portátiles, que suelen ser losmás conflictivos en caso de pérdida, ya que habitualmente suelen contener un volumen de datos mucho mayor que un PDA o un móvil, por motivos obvios.

Existen infinidad de casos documentados sobre fuga de información de ordenadores portátiles, bien sea por extravíos, bien sea por robos. Algunos casos que han saltado a los titulares por su gravedad son el robo de 185.000 fichas de pacientes repletas de datos médicos, a raíz de un robo de dos unidades portátiles en la San Jose Medical Group, o por ejemplo, la desaparición de 95.000 registros de alumnos de la Universidad de Berkeley, merced a la pérdida de un portátil que contenía las fichas del alumnado. El portátil fue recuperado con el disco duro borrado con mecanismos de alta seguridad, y se tiene constancia de que los datos sustraídos fueron puestos a la venta en varios portales de subasta online. No menos significativo fue el robo de un portátil
perteneciente a Fidelity Investments Institutional Services Co, que portaba datos de 196.000 empleados de Hewlett Packard. Sobre incidentes similares con teléfonos móviles, a título anecdótico, todos recordamos el episodio sufrido por Paris Hilton no hará mucho tiempo, cuando aparecieron en la red sus contactos, fotos y datos de agenda al completo.

El robo de este tipo de información es muy crítico. Además de la lógica pérdida de privacidad de los afectados, normalmente estas fichas contienen datos cualificados para elaborar perfiles de los usuarios a quienes pertenecen dichos datos, con lo que se convierten automáticamente en perfiles muy suculentos para orquestar todo tipo de delitos telemáticos de alta especialización, como por ejemplo, el fraude segmentado.

Desde la óptica corporativa, los consejos más adecuados para reducir los impactos de posibles robos en portátiles y dispositivos móviles en general se centran en contramedidas que dificulten al máximo la revelación de los datos que contengan dichos dispositivos en caso de extravío o robo. Los consejos habituales, por tanto, se centran en la concienciación y la formación como medidas preventivas, así como el establecimiento de mecanismos técnicos como el cifrado de discos, el uso de chips de seguridad y dispositivos biométricos de autenticación, el uso de contraseñas de calidad e incluso llegado el caso, mecanismos de borrado seguro remoto ante eventos de pérdida.

En el caso de dispositivos personales y domésticos, las medidas son prácticamente las mismas: procurar no perder los dispositivos y en caso de robo o pérdida, haber tenido al menos la precaución previa de haber implementado en nuestro portátil medidas de cifrado de los discos duros, para impedir el acceso a los potenciales atacantes.

No obstante existe una medida muy elemental basada en la lógica, y es aquella que nos indica que los contenidos de un portátil deben ajustarse a las necesidades del momento. El carácter portátil de estos ordenadores los hace precisamente óptimos para ir cargando en ellos lo estrictamente necesario, de modo que ante eventuales incidentes de sustracción o pérdida, sólo exista riesgo de revelación de una porción de los datos sensibles que tengamos, y no la totalidad de los mismos.

Más Información:

Stolen laptops contain medical info on 185,000 patients
http://www.networkworld.com/news/2005/0408stolelapto.html

UC Berkeley latest identity theft victim
http://www.networkworld.com/weblogs/layer8/008346.html

Stolen laptop contains data on 196,000 HP staff
http://www.infoworld.com/article/06/03/23/76748_HNstolenlaptop_1.html

una-al-dia (27/02/2005) La pregunta secreta del caso "Paris Hilton"
http://www.hispasec.com/unaaldia/2318/

5 Steps to reduce your mobile security risk
http://h30046.www3.hp.com/news_article.php?topiccode=20060413_323295_225_121_0_0

The Case of the Stolen Laptop: Mitigating the Threats of Equipment Theft
http://www.microsoft.com/technet/community/columns/secmgmt/sm0205.mspx

Truecrypt: Herramienta gratuíta y libre para cifrado de discos duros (Sistemas Windows y UNIX en general)
http://www.truecrypt.org/

Be Sociable, Share!
2 comentarios
  1. 17 mayo 2006
    Manu permalink

    Varias preguntas respecto del tema:

    ¿Hasta qué punto es seguro el EFS de Microsoft?

    ¿Hasta qué punto utilizar syskey para que el hash de acceso a la SAM no esté almacenado en el registro de Windows es seguro? Mientras el portátil permita arrancar desde la unidad de CD/DVD (o disquete, pero eso es historia), siempre podremos variar el tema del syskey. No tengo claro exactamente cómo, pero mi impresión es que por ahí tenemos una buena puerta de acceso.

    En cuanto al software de cifrado de disco duro, ¿no penaliza demasiado el rendimiento del portátil? Hace tiempo tuve una experiencia horrible con SecuWare 2000, que convertía la mejor máquina en un caracol, y además (de buenas a primeras) tenía fallos que impedían arrancar la máquina. Peor que el peor hacker, vaya. ¿Hay algo mejor? Supongo que SecuWare habrá evolucionado, pero me dejó bastante mal sabor de boca.

    La pregunta del millón: las Blackberry, ¿alguien tiene información sobre su seguridad? Me han llegado rumores de que no son tan seguras como pretenden…

  2. 18 mayo 2006

    Manu,

    >¿Hasta qué punto es seguro el EFS de Microsoft?

    En el momento que hay muchos artículos orientados a cómo quitarlo de clientes Windows, algo debe estar pasando.

    http://techrepublic.com.com/5100-22-5490872.html#

    >Hasta qué punto utilizar syskey para que el hash de acceso a la SAM no >esté almacenado en el registro de Windows es seguro? Mientras el portátil >permita arrancar desde la unidad de CD/DVD (o disquete, pero eso es >historia), siempre podremos variar el tema del syskey. No tengo claro >exactamente cómo, pero mi impresión es que por ahí tenemos una buena >puerta de acceso.

    Independientemente de lo que dices, es más seguro emplear claves de alta calidad, que no sean accesibles a través de tablas rainbow. Todo lo que no sean menos de 14 caracteres alfanuméricos normales, lo caza una tabla de este tipo (véase un Ophcrack). Lo veo más sensato para proteger la integridad de nuestra clave.

    >En cuanto al software de cifrado de disco duro, ¿no penaliza demasiado el >rendimiento del portátil?

    Este Truecrypt, que es el que yo te puedo recomendar, obviamente penaliza, pero es muy soportable. En Linux va bien y en Windows no se comporta nada mal.

    >La pregunta del millón: las Blackberry, ¿alguien tiene información sobre su >seguridad? Me han llegado rumores de que no son tan seguras como >pretenden…

    No poseo una Blackberry para cacharrear y hacer, o más bien tratar de hacer, alguna pillería. Lo que sí está claro es que sobre el tapete ofrece mecanismos de seguridad interesantes, pero como siempre, dependerá de la implementación hecha de esos modelos la calidad y seguridad del cacharro.

    Échale un ojo a http://www.cmu.edu/computing/documentation/policies_blackberry/blackberry.html

    Saludos :)

Escribir un comentario

Note: XHTML permitido. Tu email nunca será publicado.

Suscribirse a los comentarios via RSS